Entradas

Nota de una suicida enamorada

Imagen
Tanto miedo da la plenitud como el miedo al fracaso
que en sus brazos volaba, lo juro, volaba
pero entre más feliz, mayor el temor a perderle.

Sus labios oxigenaban más que mi piel, el alma
más que el placer de la carne y la sed, era paz
¿quién querría dejar una fuente así?

No he visto una sonrisa tan malevola que generara esto
un rinconcito, robado, impuro, 
y seguro que en ese instante nada más importa.

Jamás deseé que un sueño pudiese ser más real
que él, el pequeño terremoto, 
sin duda el más hermoso que conocí.

Quiero estrellarme más, mi preciado barranco,
sé el filo que corta mi amargura 
y un día no muy lejano también mi corazón.

Abre mis venas que ruede el veneno y un poco de cordura,  total para morir ya cumplo el requisito.

Desvaríos de la amante

Imagen
Perdóname amor, me faltó piel, labios, manos, lluvias para sentirte un poco más también ocupaba un reloj cómplice, ansío más para que me sigas reclamando tuya, carecí no sólo de tiempo, palabras, caricias y sueño.
Siempre se puede más, siempre más de esos risos rebeldes, esa sonrisa maléfica ese mordisco delicioso en tus labios esa piel blanca que se amolda perfectamente a la mía.
No es por defenderme amor, pero creaste una adicción del aire que respiramos juntos, del que nos faltaba de las sábanas húmedas de cansancio del hermoso beso que no puedo dejar de mirar.
ahora me da un hambre que me arrasa voraz, violenta e incontrolable ¡ay amor mío! ¿qué has hecho?
despertaste el demonio que guardaba en mi.

Estas manos.

Imagen
Han participado de tanto, como ahora escribiendo estas líneas, las miro y están llenas de marcas, de rasguños y quemadas. Estos dedos blancos y largos, esta palma grande y robusta, muchas veces me acomplejaban por parecer muy masculinas, pero en verdad estoy agradecida por tenerlas. Fueron ellas las que me ayudaron a salvarme el día de mi tormenta cuando alguien deliberadamente decidió hacerme daño.
Estas manos también han prestado ayuda a muchas personas cuando necesitaban un abrazo, un apretón de manos o cuando necesitaron que les secaran las lágrimas. Mis manos han elaborado muchos platos con el afán de hacer felices a las personas, desconocidos o amigos, familiares y gente que sabía de mi sin yo saberlo, estas manos están acostumbradas a dar el amor a través de lo que hacen y muy entrenadas para hacerlo bien.

Estas verdaderamente han sobrevivido conmigo en el despertar de un sueño doloroso cuando recién volvíamos a la vida después de horas en un quirófano cuando nos reemplazaban una…

Tormenta

Imagen
Viene a mi tanto como lo busco,
no hay forma, nos pertenecemos
imantados y así huimos,
y este hilo nos regresa.
Ha llovido, como muchas otras veces
pero no todas son tormentas como ésta.
Y no, no soy débil de sentimientos
ni mucho menos frágil
no necesito ser salvada
tengo manos y un alma dispuestas
pero arroja a veces esta fuerza
que me desplaza tres pasos atrás
No es que me robe la paz
-es mi tormenta favorita-
de no existir yo moriría
¿quién si no, le daría sentido a la vida?

Déjame contarte

Imagen
Hace años tras la ruptura de mi relación quizá más importante hasta entonces me encerré en soledades. Y con S y plural porque hay muchos tipos: una con frío atravesando la ciudad no es lo mismo que la soledad con un libro y una taza de café en mi sillón y ambas son mías. 
Ciertamente me dediqué a mí misma a reconstruirme y ahora cuando casi lo logro, cuando vengo restaurando casi todas las áreas de mi, apareces con tus soledades y me aterro. 


Puede que seas honesto puede que no, puede que dure mucho tiempo o nos gustemos hasta mañana. Puede también que tropecés con una chiquilla bonita y no seas capaz de desenredar sus piernas nunca más. Pero, partiendo de que mañana no existe y todo el pasado es sólo una referencia no tengo más objeción en dejarte pasar, abrirte la puerta y ver cómo suceden las cosas. También por qué no, puede que no se engranen tus soledades y las mías como un sueño mágico pendejo.
Sé que tus soledades vienen con casas vacías, mientras las llaves quedan dentro y mirás…

A vos

Imagen
Sé que me querés a tu modo
apareces cuando ha pasado mucho tiempo,
muchas soledades
y cuando empieza a pesar la distancia
Sé que no querés verme triste,
no sabes que son mis sonrisas por tu existencia
ignoras cómo provocarlas más seguido
tan fácil sería si te aparecieras hoy.
Odio recordar que me hacés falta
y sentir doler la piel donde atraviesa el frío al alma
odio escuchar tu voz tarareándome mis canciones
-sólo en mis pensamientos-
Sé que besás otra boca
ignorando que la mía te añora
entiendo que mis confesiones son sólo ecos
que rebotan en tu alma
Pero por Dios amor mío
soy una burda amante cobarde
que intenta gritar silencios
y tantas cosas sé, aunque no hacen nada por vos.


Elizabeth Bonilla Villalobos


Mujer

Una fuente de ébano puro se perdía entre sus curvas
sonreía iluminando al paraíso, mujer hermosa
conservada en un pequeño frasco su esencia sutil, que enamora

mortífera sonrisa, estudiada, perfecta
analizaba, temerosa de embates,
tan eficiente como fatal su accionar

a sus ojos cafés profundo, asomaba su realidad
tantos como huellas en la arena por el verano, la amaban
la desearon, o simplemente en su lecho descansaron